viernes, 19 de septiembre de 2008

ESTRUCTURA, COMPOSICIÓN Y DIMENSIONES DE LA VÍA LÁCTEA


El nombre de nuestra Galaxia, “Vía Láctea”, proviene del latín y significa “camino de leche”. Este nombre fue implementado por los griegos y surgió de la mitología.

Al estar mamando el hijo de Zeus, Heracles (o Hércules) del pecho de Hera, la leche se derramó, creando así el “camino de leche”. Existen dos historias de cómo llega a suceder esto; la primera dice que Hermes llevó al niño a donde se encontraba Hera para que mamara de su pecho mientras ella dormía. Al despertar y descubrir al niño, lo retira de su pecho tan bruscamente que la leche siguió manando. La otra versión cuenta que Atenea convenció a Hera para que lo amamantara, pero al estar haciéndolo, el niño la lastima y la leche se riega.

Los primeros estudios realizados a la Vía Láctea se remontan hasta el siglo V a.C. hechos por Demócrito, quien fue el primero en observar una faja blanquecina en la bóveda celeste y afirmar que ésta estaba constituida por grandes cantidades de estrellas.

Galileo Galilei fue capaz de observar las estrellas al utilizar el telescopio que él mismo inventó en 1609, confirmando así lo dicho por Demócrito.

Nuestra Galaxia se ubica en el plano del Ecuador galáctico de un sistema de estrellas, esto quiere decir que se encuentra a la mitad del sistema y forma parte de un conjunto de galaxias llamado Grupo Local, entre las cuales se encuentran las galaxias de Andrómeda, la Gran y Pequeña Nube de Magallanes, NGC 221 y NGC 205 entre otras.

En cuanto a la composición y forma de la Vía Láctea, se conocen, gracias a las tecnologías actuales, datos y cifras que hace apenas algunos años eran imposibles de conocer. Se sabe, por ejemplo que la Vía Láctea, es una galaxia de forma espiral barrada. Esto significa que sus brazos se desprenden en forma de barras desde su núcleo.

La Galaxia en la que habitamos posee dos brazos espirales principales: el brazo de Escudo-Centauro y el brazo de Perseo. Alrededor de la barra central se disponen dos pequeños brazos, denominados brazos cercano y lejano. Posee además tres brazos menores, los de Norma, Sagitario y Externo y un pequeño desprendimiento llamado espolón de Orión, que es donde se encuentra nuestro Sistema Solar.

Aunque los cálculos que se realizan para conocer las longitudes de la Vía Láctea son bastante exactos, no se conocen los medidas precisas, pero si se tienen aproximados. El diámetro de la Galaxia, por ejemplo, tiene una medida estimada de 100 000 años-luz, mientras que su espesor se calcula que mide entre 10 000 y 18 000 años-luz. Otro dato del que se tienen cifras aproximadas es de la cantidad de estrellas existentes en la Vía Láctea. Se dice que hay entre 150 000 y 400 000 millones de estos astros brillantes.

La distancia del Sol al centro de la Galaxia. Un punto más de controversia ya que mientras unas fuentes aseguran que es de 33 000 años-luz, otras indican que es de 26 000 años-luz y algunas otras aseveran que es de 27 7000 años-luz.

La Vía Láctea está dividida en tres partes que son:

1) HALO.
Es una estructura esferoidal que envuelve a la Galaxia compuesta principalmente por estrellas rojas y amarillas, nubes de gas y una gran cantidad de materia oscura.

2) DISCO.
Es aquí donde se encuentran los brazos descritos antes además de estrellas blancas, blancas azules o jóvenes y mucho gas. Es en el disco donde se dan los procesos de formación estelar.

3) BULBO.
Posee un tamaño de 16 000 años-luz. El bulbo esta ubicado en el centro, la zona de la Galaxia con la mayor cantidad de estrellas.

Estudios y teorías recientes aseguran que en el cetro galáctico se encuentra también un agujero negro supermasivo. Estas conclusiones se apoyan en el hecho de que una estrella gira en torno al centro galáctico.


Origen del Sistema Solar.

Se calcula que el Sistema Solar se creó hace unos 4 600 millones de años como resultado de la contracción de una nube de gas y polvo a causa de la fuerza de gravedad. Después de esto, comenzó a girar, tal vez debido a la explosión de una supernova cercana. Esta teoría e conocida como teoría de la ACRECIÓN.

En la región central se fue acumulando la mayor parte de la materia, pero la temperatura y la presión eran tan altas que los gases se empezaron a condensar en sólidos a grandes distancias del centro, creándose así los planetas.

Antes de poder llegar a esta teoría, se formularon otras, pero al comprobar sus incongruencias fueron descartadas. Como la de Pierre Simón Laplace, quien en 1976 propuso que los astros se desprendieron de una inmensa nebulosa en rotación.

Otras teorías importantes fueron las de Moulton y Chamberlain y la de J. Jeans, quienes suponen que el acercamiento de un estrella propició que se levantaran en el Sol inmensas mareas de cuya masa se formaron lo planetas.

El físico alemán Carl von Weizäcker formuló la hipótesis de las turbulencias o nube de polvo, la cual sostiene que a a partir de una nebulosa, formada por hidrógeno y helio, se formaron masas rocosas, que dieron origen a los planeta y satélites.


Opinión personal.

De acuerdo a las diferentes teorías analizadas, creo que el Universo fue creado por explosiones de diferentes magnitudes que fueron dando paso a la creación desde el mismo universo, hasta los planetas.

Aunque las teorías no han sido comprobadas aún, y siguen siendo sólo eso, teorías, podemos llegar a una conclusión coherente de la formación de ésta galaxia y de otras tan sólo analizándolas.

Para mi punto de vista, hay algunas cosas que los humanos simplemente nunca podremos comprender, pero está en nuestra naturaleza el querer saber, así que seguiremos tratando de encontrar una teoría que por fin pueda ser aceptada y comprobada por todos.

1 comentario:

carolina panigatti dijo...

en cuanto a la paste que se suponia que iva a estar las dimenciones donde esta ?